viernes, 14 de marzo de 2014

El control del asma grave es clave en el pronóstico de la enfermedad y en la mejora de la calidad de vida del paciente

 Cerca de 200 especialistas de toda España, se dan cita en una nueva edición de la ‘Universidad del Asma Grave’, celebrada en Córdoba, y organizada por Novartis. El objetivo del encuentro es debatir e intercambiar experiencias en el manejo del paciente con asma grave. 

20140314_NP-Universidad-Asma-Grave1Según el Dr. César Picado, Doctor en Medicina, Especialista en Neumología y Consultor Sénior de Neumología y Alergia Respiratoria del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador del acto, “la Universidad del Asma Grave es un encuentro dirigido a profesionales de la Neumología, Pediatría y Alergología, cuyo objetivo fundamental es actualizar conocimientos en el diagnóstico y la clasificación del asma, así como mejorar el control de la patología en el campo de la pediatría”. 

En cuanto a la clasificación de la patología, los expertos han destacado la contribución de los fenotipos en el abordaje de la enfermedad. “Una gran parte de la investigación actual en el asma está dirigida a establecer una clasificación lo más afinada posible de sus fenotipos, ya que se considera que permitirán entender mejor la enfermedad y diseñar estrategias terapéuticas personalizadas”, según ha indicado el mismo doctor. 

Alrededor de 300 millones de personas en el mundo padecen asma1. En España, la patología afecta a cerca de un 11% de los niños entre 6 y 7 años, a un 9% de los adolescentes entre 13 y 14 años y a alrededor del 5% de la población adulta2

“La prevalencia del asma varía de una zona a otra del país, por razones desconocidas. Además, su diagnóstico en ocasiones presenta dificultades, por lo que se requiere una experiencia clínica para diferenciarla de otros procesos obstructivos bronquiales. Aún así, se estima que entre el 10 y el 15% de la población española está afectada de asma con diversos niveles de gravedad,” ha afirmado el Dr. Picado.

20140314_NP-Universidad-Asma-Grave2El control del asma grave

El 5% de los pacientes asmáticos padecen asma grave no controlada6. Al respecto, el Dr. Luis Manuel Entrenas, Neumólogo del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, ha comentado que “si consideramos que la prevalencia de asma en la población adulta está entre el 5 y el 7%, diversos estudios muestran que el asma grave puede oscilar en torno al 5% de los pacientes. Aunque es un porcentaje pequeño del total de pacientes, podemos confirmar que son los que generan más del 70% del gasto sanitario por asma y los que padecen una peor calidad de vida”.

Así, el control del asma grave supone un reto para los especialistas en Alergología y Neumología por el alto impacto de esta enfermedad en la calidad de vida de los pacientes. Además, tras la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el asma es la enfermedad respiratoria que causa mayor número de días de absentismo laboral.7

En palabras del Dr. Quirce, Jefe de Alergología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, “el asma grave, especialmente si no está controlada, ocasiona una notable limitación de las actividades que pueden realizar los pacientes y afecta de forma muy importante su calidad de vida y su estado de salud general.”

Por todo ello, los expertos defienden la formación del profesional sanitario en el manejo de esta patología. Para el Dr. Entrenas, “la formación del profesional sanitario es clave en la detección y manejo del asma grave. A pesar de que el tratamiento del asma está estandarizado, es importante que el profesional sanitario recuerde que el nivel de tratamiento determina la gravedad de la patología y su adherencia determina también el control de la enfermedad.” 

El asma grave en el paciente pediátrico 
Son cerca de 130.000 andaluces, menores de 14 años, los que padecen asma. Y es que el asma es la enfermedad crónica más frecuente en los niños3. Para este grupo de pacientes, el asma grave controlada de forma inadecuada tiene un fuerte impacto en su rendimiento escolar, así como en su salud4,5. Al respecto, el Dr. Quirce ha recordado que “el asma grave en el paciente pediátrico interfiere en la capacidad de jugar y realizar ejercicio”. 

El mismo doctor ha añadido que “las exacerbaciones graves son especialmente preocupantes, por el temor y la ansiedad que producen en los niños y en sus familiares. Además también producen efectos sobre el control del asma a corto plazo, y sobre el desarrollo y la función pulmonar a largo plazo”. 

La mayoría del asma infantil es leve, y en una proporción significativa, el asma desaparece cuando el menor alcanza la edad adulta. Aunque el incumplimiento terapéutico, la existencia de múltiples alérgenos y la existencia de complicaciones asociadas o de comorbilidades (eczema, rinitis, alergia alimentaria, etc.) pueden empeorar el pronóstico de la enfermedad.

En este sentido Dr. Quirce ha comentado que “es muy importante que los pacientes tengan el asma controlada porque significa que se eliminan o reducen notablemente las manifestaciones clínicas de la enfermedad, así como la limitación de las actividades, asegurando una mejor calidad de vida del paciente.” 

Según el mismo doctor, para conseguir este objetivo es necesario “tratar a los pacientes adecuadamente, según su nivel de gravedad, evitar el infratratamiento, mejorar el cumplimiento terapéutico y efectuar un seguimiento periódico”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada