domingo, 23 de febrero de 2014

El control de la sintomatología es clave en el manejo del paciente con EPOC

Especialistas de Atención Primaria y Neumología se han dado cita en Madrid durante el encuentro “Siente y Respira”, una jornada organizada por Novartis con el fin de promover el intercambio de conocimientos y ofrecer una actualización en torno a las últimas novedades en el manejo de la EPOC. 

Para el Dr. Juan Antonio Trigueros, coordinador del encuentro y Médico General del Centro de Salud de Menasalbas, “el objetivo es crear un foro de discusión para tratar los aspectos más importantes de la EPOC, una enfermedad muy prevalente y que supone muchísimos motivos de consulta a lo largo del año y, además, genera un impacto económico importante, sobre todo vinculado a las agudizaciones o exacerbaciones.”

Se estima que en España las exacerbaciones de la EPOC generan el 10-12% de las consultas de Atención Primaria1. Y es que la EPOC afecta a un millón y medio de españoles y provoca 18.000 muertes al año2. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), además, esta patología se convertirá en la tercera causa de muerte en 20303

El foro ha servido para poner de manifiesto el creciente papel del profesional de Atención Primaria en el manejo de estos pacientes: “Los principales retos para el médico de Atención Primaria son, sobre todo, mejorar la prevención desde la consulta, promoviendo la lucha contra el tabaco, el diagnóstico precoz, el control de síntomas, la elección de un tratamiento adecuado y las tareas preventivas frente a las agudizaciones”, según ha comentado el Dr. Trigueros. 

Así, el control de los síntomas de la EPOC es una de las claves en el abordaje de estos pacientes pues la disnea y la limitación al ejercicio, persisten en el tiempo y afectan al desarrollo normal de su actividad diaria: “El principal síntoma es la disnea, que puede venir acompañado de tos frecuente, generalmente matutina, de expectoración, incluso de sibilancias o presión torácica en algunos casos”, ha señalado el Dr. Trigueros.

El mismo doctor ha añadido: “Estos síntomas tienen un impacto muy alto en la calidad de vida del paciente, tanto en aquellos que se encuentran en estadios leves-moderados, con una disminución de respuesta al ejercicio, hasta en los más avanzados, entre los que son más frecuentes las  agudizaciones graves que empeoran el  pronóstico del paciente a largo plazo”. 

Según los expertos reunidos en el encuentro, un abordaje individualizado en función de las características y necesidades de cada paciente es uno de los grandes retos en la consulta: “El control de los síntomas mediante la elección del mejor tratamiento y la prevención frente a las agudizaciones son algunos de los principales retos para el médico.” Ha apuntado el Dr. Trigueros.
En este sentido, los especialistas destacan los beneficios de la clasificación fenotípica y coinciden en que  “ya hay muchos profesionales de Atención Primaria y Neumología que conocen los fenotipos y los utilizan, lo que ha permitido individualizar un poco más los tratamientos. Sabemos que todos los pacientes sintomáticos tienen que usar broncodilatadores, uno o dos asociados dependiendo de los síntomas,” según el Dr. Adolfo Baloira, Neumólogo del Hospital de Montecelo (Pontevedra).
La eficacia del  tratamiento y la adherencia al mismo por parte de los pacientes  son determinantes en el manejo de estos pacientes. Al respecto, durante la sesión se han abordado las últimas novedades disponibles en el tratamiento y su contribución en la mejora del cumplimiento terapéutico. En palabras del Dr. Baloira, “el aporte de nuevos fármacos como glicopirronio es sin duda la rapidez de acción que ofrece y el control de los síntomas durante 24 horas. Dar un fármaco una vez al día es mucho más cómodo y, por ello, es mucho más probable que el paciente mejore la cumplimentación del tratamiento.”
Así, la adherencia al tratamiento es fundamental para el control de la enfermedad y, por ello, es otro de los grandes desafíos tanto para el especialista de Atención Primaria como para el de Neumología. “El paciente con EPOC debe tomar medicación durante años. Si con el tratamiento nota una mejoría en los síntomas y en su actividad diaria será mucho más fácil que cumpla con la posología, pero de lo contrario es probable que se desanime y lo deje,” ha comentado el Dr. Baloira quien ha añadido, “un fármaco que ofrece un rápido alivio de los síntomas favorece, sin duda, la adherencia al tratamiento”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada